Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu
Lunes, 28 Enero 2013 00:00

22 Años Consolando a Granada

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Veintidós años consolando a Granada... Llenando de paz y de amor esta tierra que desde aquel glorioso 19 de enero de 1991 ya no puede vivir sin el amparo de su Sagrada Protectora. Gracias Madre, un año más celebramos este Aniversario con la alegría de sabernos tus hijos, de estar a tu lado y de recibir cada día y de tus manos tantos favores y tantos dones.

Han pasado 22 años desde que Don Fernando Sebastián, Arzobispo Coadjutor de Granada, derramara sobre tu Excelsa Imagen el agua bendita y te impusiera la corona de Reina que tus Hijos de tu Hermandad habían labrado en plata para Ti. Tu Hijo te esperaba desde 1520, con la alegría de poder contemplarte, pues bien sabía que el 26 de noviembre de 1990 llegaría a Granada y a su Monasterio Franciscano del Santo Ángel, la más bella flor que llenaría de color esta Tierra de María Santísima.

Tu Hermandad te esperaba, tus hijos ansiosos contaban los minutos para poder verte, pues desde noviembre sabían que estabas aquí, custodiada y cuidada con amor por tus Religiosas Clarisas Franciscanas del Santo Ángel Custodio, quienes serían desde entonces tus camareras perpetuas. Sólo unos poquitos tuvieron el privilegio de ir a recogerte a Sevilla, tu tierra natal, desde donde viniste custodiada por el amor y la protección de aquéllos que nos trajeron a Granada la salud de nuestras almas, en aquella larga procesión que cruzó Andalucía para traerte a la tierra de la que serías para siempre Madre y Protectora. Qué momento tan hermoso para la historia de Granada cuando aquella madrugada del 26 de noviembre salió el sol en la calle San Antón, cuando tus hijos te descubrieron en el zaguán del Monasterio y toda la Comunidad Clarisa te recibía cantándote la Salve y repicando las campanas, pues había llegado a su casa, por fin, la Reina y Abadesa del Santo Ángel Custodio, la Señora del Lunes Santo, la Madre del Sagrado Protector de Granada y el Amparo de nuestros corazones.

Lágrimas en los ojos de aquellos hermanos que estaban escribiendo una página de oro para la Semana Santa de Granada. Tras la Salve entraste con honores de Reina y descansaste en la Sala Capitular del Monasterio, donde tus Hijas Clarisas te confeccionaron y vistieron con tus primeras enaguas. Pasaban los días lentamente y la Hermandad se preparaba para vivir uno de los momentos más hermosos de toda su historia, tu solemne bendición.

El 19 de enero llegó, y con él, el culmen de tantos anhelos. El presbiterio del Santo Ángel lleno de flores estaba presidido por la Imagen más bella del mundo, una gran Reina vestida impecable por su escultor Antonio Joaquín Dubé de Luque, pero una Reina sin corona, que a los pies de su Hijo nos miraba y nos decía "Haced lo que Él os diga", que nos invitaba a la conversión y a vivir en la fe de Jesucristo, su Hijo, Señor de nuestras vidas. Una gran celebración eucarística convocada por María una vez más, y presidida por el Arzobispo Coadjutor de Granada, en la que éste derramaría sobre la hermosa Imagen el agua bendita para que pudiese recibir la veneración y el culto debido. Las gotas de rocío del cielo se derramaron sobre el manto y sobre las manos de aquella Imagen que desde entonces y ya para siempre es y será LA CONSOLACIÓN DE GRANADA. Muchas lágrimas se derramaron en aquel momento junto al agua bendita, y es que Madre sólo hay una... Cómo no iban a llorar tus hijos Señora, si nos das la vida con sólo mirarte, si el poder tocarte es tocar el mismo cielo, si el poder besarte es besar la obra más perfecta e inmaculada de Dios, si el poder rezarte es poder hablar con el mismo Dios a través de su Madre. ¡Bendita y alabada sea la hora en que llegaste a Granada para ser honrada y venerada! ¡Benditas sean las manos de aquél siervo de Dios que derramó sobre tu Imagen el agua de la vida! ¡Y bendito sea aquel hijo tuyo que, contemplándote ya aquí en la tierra, quiso que bajaras del cielo para quedarte en Granada!

Tras la solemne bendición, llego la imposición de corona. Tu humildad fue premiada en el Cielo con corona de Reina, la que aquí quisieron labrar en plata y sobredorar los hermanos del Santo Cristo de San Agustín para coronarte y reconocerte como Reina, como Madre y Señora Nuestra de la Consolación, como Madre de toda la Iglesia y como modelo perfecto al que aspiramos a ser. Don Fernando colocó sobre tus purísimas sienes la corona de amores con la que cada Lunes Santo vas a visitar a tu pueblo. Momento de recogimiento, de reflexión y contemplación del Misterio de Cristo en María, que quiso que todas las generaciones La llamaran Bienaventurada. Una de las celebraciones más solemnes y hermosas que ha vivido la Semana Santa de Granada, y que quedó para siempre escrita en páginas de oro, y grabada a fuego en el corazón de los hermanos que presenciaron el acto y asistieron a dicha Eucaristía.

Ver el artículo original...

Visto 801 veces Modificado por última vez en Sábado, 11 Mayo 2013 10:37
El Muñidor Digital

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.