Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

Pregón pronunciado por Don Joaquín Ferrer Pérez. Año 2007

Pregón pronunciado por Don Joaquín Ferrer Pérez
Centro Cultural Federico García Lorca
Marzo de 2007

Estimada Srta. Alcaldesa.

Estimado Sr. Cura Párroco.

Estimado Sr. Presidente de la Asociación de Cofradías.

Hermanos Mayores de Hermandades y Cofradías.

Estimado pueblo de El Padul, amigas, amigos todos.

Es para mi un gran orgullo estar aquí con vosotros esta noche, y aunque la procesión vaya por dentro, quiero agradecer a la Asociación de Cofradías el haber sido designado pregonero de nuestra Semana Santa Padul 2007.

Nací a la sombra del Señor de las Cruces, al pié de la cruz he llevado y llevo el nombre de nuestro pueblo con mucho orgullo por donde he ido, dentro y fuera de nuestras fronteras. Durante muchos años, he ido y seguiré yendo pueblo a pueblo en todo nuestro valle invitando a sus gentes a venir a nuestro Viernes Santo, porque para mí es una satisfacción enorme el ver nuestras calles abarrotadas de gente con tanto fervor contemplando nuestro Santo Entierro.

Este pregón no está lleno de frases técnicas, pero está escrito con el alma y con todo el cariño que siento por nuestra Semana Santa, por nuestro Padul, que es el rinconcito más guapo del mundo y por vosotros paduleños y paduleñas, pues entre todos vamos a conseguir con la ayuda de Jesucristo y la Santísima Virgen María, un mundo mejor, más justo, sin violencia y más amor.

Semana santa de 1984, al regreso de mis años de emigrante, en la plaza de nuestra iglesia, el Domingo de Resurrección, un grupo de personas me proponen ser Hermano Mayor de la Hermandad de San Juan, o sea hacerme cargo de lo que conlleva la Hermandad con todas sus consecuencias.

Al principio no me gustó mucho la idea, pero me puse manos a la obra. Lo primero que había que hacer era restaurar el trono, labor que emprendimos. Yo me encomendaba a San Juan Evangelista como discípulo fiel, y me encontré con otros 5 discípulos, capaces de acudir a lo que hiciera falta con tal de que nuestra Semana Santa no perdiera su esplendor, ellos en representación de todos los cofrades, aportaron todo lo necesario, su tiempo, su dedicación y su amor por las tradiciones.

Hoy ya no queda ninguno de ellos, vaya desde aquí nuestra oración para ellos, porque gracias a ellos nos quedan sus hijos y nietos como continuación de nuestras tradiciones.

La Semana Santa de El Padul, data de tiempo inmemorial, quiero reflejar en este pregón el recuerdo a nuestros antepasados que supieron mantenerla viva hasta nuestros días, de generación en generación. Unos y otros se esforzaron en ir mejorando cada Viernes Santo el Entierro de Cristo.

Los desfiles procesionales y estaciones de penitencia deben ser, habiéndolos con devoción, valiosas catequesis prácticas en sus recorridos por nuestras calles y plazas de nuestro pueblo.

Nuestras hermandades y cofradías están compuestas por fieles cristianos conscientes del papel que les corresponde por su pertenencia a la iglesia y como todo bautizado en Cristo, asumimos el compromiso que a cada uno le corresponde.

Nuestras hermandades y cofradías viven con un interés creciente por las manifestaciones de religiosidad popular que es cada celebración de nuestro pueblo, se manifiesta con fervor y fidelidad al señor. Tienen ya una larga tradición en nuestra iglesia de Padul. Podemos afirmar que hemos contribuido grandemente al florecimiento de la vida cristiana, entre nosotros esta asociación religiosa, ha aportado importante caudal cristiano a la vida espiritual y cultural de nuestro pueblo. Siguiendo la tradición católica y solidaria de lo que El Padul presume y se siente orgulloso.

No olvidamos la situación de nuestro pueblo ni la precariedad de nuestros hermanos, siempre que se convoca la caridad cristiana, estamos ahí para contribuir a sus recursos económicos.

Cuantas personas hemos conocido trabajar para la Semana Santa con ese cariño, con ese afán de que todo estuviera a punto para esos días, con esa devoción y respeto en todas las celebraciones, desde el Domingo de Ramos con el Sermón de Pasión, ese Jueves Santo, los Oficios, la Bendición del verde, ese olor a incienso y esos cantos misereres ya con el crepúsculo, esa procesión llamada del Silencio, y que silencio se respiraba por nuestras calles. El Cristo Nazareno refleja en su rostro lo que se le avecina porque está escrito!

El discípulo lo sigue siempre cerca de Él, no lo abandona jamás.

Madre mía Dolorosa, qué amargura la tuya por nuestras calles, porque la tarde del Jueves Santo, Padul era Jerusalén, acogiendo el silencio y el dolor de tu Pasión.

Los tiempos han cambiado mucho desde mi niñez hasta ahora, pero la fe en Cristo y la devoción por lo religioso no tiene por que cambiar, debe seguir lo mismo, por los siglos de los siglos, pues nuestros antecesores ya eran muy inteligentes y plasmaron en las imágenes el Evangelio y eso debemos seguirlo como ejemplo, porque hemos experimentado el amor de Dios manifestado en la Pasión de Jesucristo y que la fe fortalece dándola a los demás.

Nuestra Semana Santa, todos sabemos que es conocida fuera de nuestra provincia, hace tres años, estando yo convaleciente de una operación, tenía la televisión encendida por la mañana en un programa de Canal Sur "mira la vida", hacían una serie de preguntas al público, ese día era un pueblo de Málaga, la pregunta era "¿Que recordaban en su memoria que les marcara la vida?" cual no fue mi sorpresa cuando un señor de 83 años, micrófono en mano, contestó "lo que más recordaba y le había marcado en la vida, fue estando preso en el Olivarillo, durante la guerra en un pueblecito de Granada, en el Padul, un Viernes Santo, los sacaron a ver la procesión a las Cruces, y se quedó maravillado de las imágenes de ese pueblo, y comentó que le hubiera gustado volver a verlas."

Me sentí emocionado, llamé al teléfono de Canal Sur, pero no me lo cogieron, hubiera querido invitarlo a que viera nuestra procesión, pero no pude hablar con él. Y ese año, la procesión no salió por la lluvia.

Hoy me da escalofrío de ver como nuestras imágenes calan hondo en el sentir de los cristianos y más cuando el sentir viene de fuera de nuestra provincia y nuestra región porque me consta haber transferido el fervor por nuestra Semana Santa a puntos tan lejanos como la Coruña, Extremadura o Castilla León concretamente en Zamora. Viví con nostalgia mis años de emigración y sentí que me faltaba parte de mí cuando llegaban estas fechas y no podía venir y vivirlas aquí.

Que bonito es regresar
A mi tierra tan querida
Igual me da por Jaén
O entrar por Almería
Cuando atrás dejas kilómetros
Siguiendo el indicador
Que te acerca a Andalucía
Tras el viaje agotador.
Ya estoy llegando a Granada
Tengo que suspirar
A la virgen de las Angustias
Paso a visitar
Bendíceme Madre Mía
Con tu belleza sin par
Y he pasado por la ermita
Saludo a San Sebastián.
Que clima tiene esta tierra
Y que cielo tan azul
Que abrazo voy a darle
A mi pueblo El Padul
Ese pueblo que es mi pueblo
Y que no puedo olvidar
Porque te quiero por siempre
Aunque tenga que emigrar.

El año comienza en Padul con el fervor de todo un pueblo, en torno a la festividad de su santo Patrón San Sebastián. Padul vibra con sus santos y sus tradiciones, pues no es necesario haber nacido aquí para ver como los que a nosotros llegan hacen suyo también nuestro respeto por lo que está arraigado en este pueblo que tanto ama sus costumbres. De siglos viene la celebración de la Candelaria, santo y seña de la natalidad, con esas madres y padres presentando a los hijos de este pueblo en el templo, algunos de escasos meses. Pues todavía nos queda mucho camino que andar a los cristianos en la fé de cristo.

Que el tiempo de cuaresma nos haya servido para conocer más y mejor el mensaje del Evangelio, que esta Semana Santa sea el rayo de luz que ilumine nuestras vidas, dando ejemplo a los demás del servicio a Dios nuestro Señor y a su madre nuestra Santísima Virgen María que no nos abandone en ninguno de los momentos de nuestra vida. Esta semana Santa debemos ser capaces de proponernos ser un poquito mejores, agradando más a Cristo, olvidando rencillas, rencores y odios, ofreciendo nuestro apoyo al que sufre, por cualquier causa, escuchándole, dándole amor, tendiéndole la mano, que la Semana Santa sea en nuestros corazones manantial de Bondad hacia todas las personas.

Quiero ver en cada uno de nosotros el gesto amigo, confortante, que no nos sintamos solos, que siempre, todos los días del año, nos acostemos sabiendo que hemos hecho una buena obra por los demás. Como El nos enseñó.

Semana Santa en el Padul, legión de costaleros y costaleras, juventud alegre sana y cordial, con fé y entusiasmo. Vaya nuestro recuerdo a los que este año no nos pueden acompañar porque nos has dejado para siempre y a los que por una razón ú otra no estén o no puedan estar con nosotros.

Nuestros costaleros y costaleras son la continuidad de nuestra Semana Santa, es de admirar la voluntad y fe que ponen en su labor, ya en el día de San Sebastián al son de los primeros redobles de tambor, los primeros sones de las trompetas de las marchas procesionales, se oye como se desbocan los latidos del corazón, aún cuando todavía faltan dos meses y los deseos de empezar los ensayos asoman, porque todos saben que esa noche se lleva sobre sus hombros la Verdad del mundo, ante el fervor popular.

Este año quiero resaltar también la satisfacción que sentimos todos los que admiramos y queremos al discípulo San Juan, al contar con su nueva casa de Hermandad, construida con el esfuerzo de todo un pueblo, que una vez más ha dado muestras de su generosidad. Este año 2007 queremos que se consolide todo el esfuerzo que cada uno hemos puesto en ser mejores y más fuertes, sinceros, tenemos que aprender a amar, conocer y mejorar nuestro trabajo en pro de nuestro pueblo y nuestra semana santa.

El estrés no debe hacer mella en nuestro quehacer diario en este tiempo que nos ha tocado vivir que nos exponen a una desorientación generalizada.

Verdad es que la semana santa en Padul ha cambiado de sus tiempos a nuestros días, no es igual la sociedad de hace algunos años con la actual, tampoco se piensa igual, hoy vivimos bastante más acelerados bajo unos horarios que cumplir que te atan a tu trabajo, llueva o haga sol, antes por ejemplo amanecía lloviendo y no importaba siempre había alguna faena que hacer en casa. Yo recuerdo a mi padre que siempre tenía el esparto a mano elaborando pleita o arreglando el apero de la labranza.

Nuestra Semana Santa la hacemos todos los paduleños. Cuanta colaboración hay en cada uno de nosotros, cuanto ánimo nos insuflan a los que dedicamos nuestro poco tiempo a la organización, pues de ellos es el esfuerzo, es muy gratificante como se esfuerzan en colaborar como sea para que todo salga perfecto esa noche del Viernes Santo.

Yo que tantos años he visitado los hogares de nuestro pueblo, doy fe del sentimiento de los Paduleños por pertenecer a la Hermandad más popular San Juan Evangelista y a lo que representa, la juventud, el respeto a Jesucristo, "El Maestro", es un placer trabajar por nuestra Semana Santa, el fervor de nuestra gente queda demostrado a lo largo de todo el año, porque Padul es solidario con todas las causas que atañen a nuestras tradiciones.

El amor por el trabajo bien hecho, es una muestra de salud y respeto por el proyecto que nos legaron nuestros antepasados continuando las tradiciones que generosamente nos enseñaron, pues no se es más libre cuando haces aquello que te apetece, si no cuando eliges aquello que sirve para engrandecer lo que otros han comenzado y tú puedes continuarlo.

Tenemos que aprender a amarlo, conocerlo y mejorarlo. Se debe ver el trabajo como servicio y elemento de tu modo de vida personal para satisfacer a la mayoría y a ti mismo.

La buena voluntad es el mecanismo que nos permite dominar nuestros deseos y conquistar la felicidad. Teniendo voluntad te puedes sobreponer a las adversidades poniendo voluntad lo puedes conseguir casi todo, ahí está la grandeza del ser humano y de los Paduleños que somos gente de buena voluntad.

Y mucha voluntad es la que ponemos todos los que estamos trabajando por y para nuestra semana santa, buena voluntad y mucha fe y mientras que la sociedad y la cultura evolucionan a velocidad cada vez más acelerada y profunda, la religión tiende a ser conservadora y está paralizada y anclada en el pasado. Debemos mirar más hacia el futuro, sin olvidarnos efectivamente de nuestro pasado, pero adaptándonos a los nuevos tiempos... y la religión debe adaptarse también, que no todo sean críticas y reproches, que no nos traten de irresponsables, pues llevamos unos años que da la sensación de que somos una legión de ignorantes.

Nos da la impresión de que no se nos tiene respeto y todas nuestras tradiciones y todas las iniciativas son criticadas, intentando cambiarlas, sin siquiera pedir opinión y deseando adaptarlas según criterios que no nos explican. En todos los lugares del mundo, la nueva corriente, es salvaguardar culturas y rescatar tradiciones y costumbres ancestrales, por que aquí no podemos guardar y transmitir las que ya tenemos?

"¡Dejad que los niños se acerquen a mi!" el hijo de Dios entra triunfal en Jerusalén, el gentío lo aclama por las calles, hay bullicio, jolgorio, escándalo, alegría, siempre tuvimos eso presente. En Padul nos impregnábamos de la Historia Sagrada. ¿Por qué hoy señor no podemos acercarnos a Ti si a todos nos han enseñado lo mismo y es lo que tú nos has enseñado? Por que aquí eso es chusma y cuando tú andabas por Jerusalén era jolgorio, fiesta y entrega. Padre mío, por qué ahora todo tiene que ser estricto y comedido, hecho a medida del que te representa, cuando todos somos hijos tuyos, hechos a tu imagen, todos hemos sufrido tu muerte y tu resurrección, te hemos acompañado en tu victoria sobre la muerte, siempre estamos contigo en tu despertar, a las claras del día, el domingo de Resurrección.

Quiero que este pregón sirva para sembrar esperanza en nuestro pueblo, que el Padul nunca pierda la Fe en los valores religiosos y en sus costumbres.

Jueves Santo en Padul, no tocan las campanas, se toca a los oficios con la carraca, la llevan 2 monaguillos por todas las calles. Queda en mi memoria esa estampa de las Tres Imágenes frente al Stmo. Cristo de las Tres Cruces. Mucha devoción y cuanto respeto se respiraba en el entorno.

El Viernes Santo, los chiquillos no pegábamos ojo, a las claras del día ya estábamos levantados para ir a ver arreglar los santos, los más madrugadores eran la Oración del Huerto y los Sayones que a primeras horas los colocaban en la Santísima Trinidad. Qué Bonitos, qué grandes que se veían allí, fuera de la iglesia, toda la mañana se nos iba alrededor de los arreglos. Recuerdo que los adornos eran la mar de sencillos, aparte de las flores que aportaban algunos huertos particulares, el resto lo surtían los jardinillos de la estación que aportaban el boje, los lirios y unas cuantas flores. Las otras imágenes todas se arreglaban en la iglesia.

El Crucificado, el Nazareno, San Juan y la Virgen de los Dolores, las Tres Caídas, se arreglaban en las murallas y la Virgen de las Angustias en la Ermita. El Santo Sudario era el más sencillo, detrás de él, iba el párroco y las autoridades.

Se va acercando el atardecer, ya se oye el bullicio de la gente. Repicar de tambores, salen los Soldados Romanos, que elegancia, que bonito. Es el recorrido previo a la procesión, es espectacular los cambios en las esquinas y los cruces de las calles. Que ilusión salir de romano, como yo era chico no podía salir. De penitente salí con todas las ropas que eran de la iglesia, de rojo con las Tres Caídas, de negro con el Crucificado, de azul con la Virgen de las Angustias y por supuesto de rojo y capa blanca con San Juan.

De todo esto les hablo que yo tenía entre 8 y 15 años. Después fui dos años de Soldado Romano, y... ya creía haber cumplido todos mis deseos y compromisos con nuestra Semana Santa, pero que va, vino la emigración y me fui primero a Alemania donde estuve cuatro años, después nueve en Suiza y cada Semana Santa fuera del Padul era como si faltara algo en mi vida.

Lo tienes todo, pero ese vacío que sientes cuando llegan estas fechas solo se puede expresar con el sentimiento. Yo he llevado siempre nuestra Semana Santa dentro de mi alma, ahora comprendo el sentimiento que sienten los emigrantes que vienen a nosotros, también traerán su pasión y la de sus gentes con ellos. Desde aquí les animo a que se encuentren a gusto entre nosotros y vaya por ellos nuestro apoyo y admiración.

Ser Paduleño y trabajar por su Semana Santa es para mi un gran orgullo, como dice el cantar, ¡Quién me presta una escalera para subir al madero, para quitar los clavos a Jesús el Nazareno!...

*-*-*-*-*-*-*

El Padul, cabecera de ríos, de fuentes cristalinas que brotan de tus entrañas para dar de beber al sediento y riego a nuestro Valle de Lecrín y a sus gentes que cada Viernes Santo se desplazan para ver el Rostro de nuestros cristos y contemplar las lágrimas de nuestras vírgenes que dan consuelo a los afligidos, que cubren con su manto a todo nuestro Valle de belleza sin igual o así lo ven mis ojos y mi corazón me lo afirma.

Lejos del Padul y del Valle como se añoran sus fiestas, especialmente nuestra Semana Santa, porque fuera como en mi caso y creo que el de muchos Paduleños cristianos, asistíamos a misa el Domingo de Ramos, con fervor, pero en aquellas tierras no hay palmas como aquí, nos daban unas hojas de olivo, los oficios apenas si los entendíamos.

El viernes Santo nunca hay procesión, hay muy pocas imágenes y no existe la tradición como aquí de sacarlos a la calle, aunque el cristiano lo es de verdad, es bastante religioso y devoto, pero cuanto echaba yo de menos mi Viernes Santo y mi Domingo de Resurrección, con los Júas toda la noche del sábado gloria después de misa que era a las doce de la noche, que de jaleo se formaba cuando el cura decía "Cristo ha resucitado". Recuerdo que un par de años llevé un cencerro grandísimo que teníamos en casa y todos los amigos, toda la noche dando cencerradas hasta las 6 de la mañana que era la Procesión.

Quiero que mis hijos y los hijos de mis hijos crezcan en la Religiosidad y devoción que mis abuelos y mis padres supieron transmitirme, de lo que les estoy muy agradecido porque gracias a ellos, estoy compartiendo con todos ustedes esta inolvidable noche.
Es cierto que nuestra fe es un manifiesto de fervor en nuestras imágenes, yo nunca diría que el entierro de Cristo es derroche de música, flores, color o fantasía.

*-*-*-*-*-*-*-*-*

¡Pero mirad ya asoma el ángel por la curva! Díganme si no sienten escalofrío al contemplar la amargura en el Rostro de ese Cristo orando en el Huerto de los Olivos, clamando al cielo "Padre aparta de mí este cáliz". No quiero beber de él, solo me traerá dolor... Pasión... Muerte...

¡Que mirada, que dulzura tienen tus ojos! ¡Nadie escucha tu plegaria, nadie acude a tu llamada de auxilio! "¡Padre mío, por qué me has abandonado!"

¡Y ya vienen flagelándote! Pero eso no ha terminado porque Señor Mío, seguimos flagelándote, esa flagelación sigue vigente en todos los campos de nuestra vida olvidándonos de tu sufrimiento.

¡Qué triste es mi caminar!...
Llevo en el pecho escondido
un gemido de pesar,
y en mis labios un cantar
para esconder mi gemido.

Y ahí viene la Verónica limpiando tu rostro, Corre la sangre en tu divina frente.

La corona de espinas te han clavado y en sus enhiestas púas se ha incrustado todo el rencor y el odio de la gente., Señor, quisiera ser aquel pañuelo, secar tu faz sangrante, dolorida, trocar tu sufrimiento por mi vida; limpiar mi ardiente fe, mi eterno vuelo.

Ese Cristo Nazareno con su rostro sereno, triste, desalentado que nos invita a reflexionar de cómo sobrellevar nuestra cruz particular.

Cuanto te pesa tu cruz, y que ligera es la nuestra llevándote, que gozo y como se hincha nuestro corazón, quisiéramos cargar sobre estos hombros tu suplicio, trocar el gran pecado en sacrificio; limpiar la ardiente fe con nuestros deseos.

Y te has vuelto a caer, Cristo de la Misericordia, esas tres caídas, como duelen "Padre Mío, no puedo más.... Cuanto sufrimiento hay en tu cara. "No puedo más parece decir", pero "que no se haga mi voluntad sino la tuya".

Y te crucificamos...
No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

¡Tú me mueves, Señor!
Muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido;
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muévenme en fin, tu amor,
y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.
No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

¿Donde está esa escalera? Padre mío, crucificado, como llegar a Ti, ¿Como quitarte esos clavos, como quitarte esas llagas, como pedirte perdón por nuestros pecados?

Que dolor Madre Mía de las Angustias, que resignación la tuya, que desconsuelo ver a tu hijo muerto, la espada clavada en tu corazón abierto, el alma herida en tu pecho.

Virgen de las Angustias te veneramos, Virgen de las Angustias te queremos, Virgen de las Angustias te suplicamos, consuela con tu gracia nuestras penas, ¡Oh madre santa! ¡Oh madre buena!

Cristo ha expirado majestuoso lo llevan a su entierro, silencio... silencio... inerte en su urna, portamos a nuestro Redentor.

Caminemos junto al Padre que nos guía por el buen sendero, que el misterio de la Pasión y muerte de Cristo, nos haga reflexionar y demos por terminadas todas las contiendas y desorden en que se encuentra nuestra sociedad actual, que este pregón sirva para recordar las palabras de Jesús. "Amaros unos a los otros como yo os he amado". Que el sol que amanece traiga la paz en todo el mundo...

Ahí vienen las mujeres, esas Tres Marías, esa madre, que semblante... esas mujeres que no le temían a nadie, te siguen... bellas, silenciosas, y los Soldados Romanos también...

Y te llevamos a tu entierro, en tu Santo Sepulcro, Padre nuestro estamos contigo pero no nos abandones en los momentos en que te necesitamos porque los hijos de este pueblo siempre estarán contigo. Tu amor nos fortalece y nos ayuda a caminar hacia tu reino.

Muere la muerte.
Tu Pasión abre el cielo.
Nace la Vida.

Fue tu plegaria: No saben lo que se hacen, Padre, perdón.

"Madre he ahí a tu Hijo" "Hijo he ahí a tu Madre" que legado más entrañable nos dejó el hijo de Dios a todos los cristianos, San Juan modelo de discípulo, amigo fiel de Jesús y amigo de nuestros jóvenes, de estos jóvenes paduleños que lo admiran y lo quieren, y sé que es así.

Y como amigo lo ven sus jóvenes costaleros, sus jóvenes músicos que año tras año lo acompañan, lo sienten, lo hacen suyo, lo tratan como a uno más, como a uno de ellos y de los que ya forma parte de sus vidas ¿Que sería el viernes Santo sin San Juan ? ¿Qué sería el viernes santo sin nuestros jóvenes?

Madre mía, Virgen Dolorosa que dulzura hay en tu rostro, que lágrimas de amor brotan de tus divinos ojos.

Déjame que te contenga ese llanto cristalino,
y a la vera del camino
permite que te acompañe.
Deja que en lágrimas bañe
la orla negra de tu manto
a los pies del árbol santo,
donde tu fruto se mustia.
¡Capitana de la angustia:
no quiero que sufras tanto!

No estás sola. Las mujeres de Padul siempre bajo su manto solidarias contigo en tu amargura, junto a ti compartiendo tu luto compartiendo tu dolor, iluminando tu cara con su farol artesano de cristal multicolor, santo y seña del Entierro de Cristo, herencia de madres a hijas que la virgen siga iluminando a la mujer paduleña en sus creencias y su quehacer diario y camine con ellas ayudando a crecer a los niños iluminándoles en la Fe cristiana.

Y Cuando llegue mi hora, Dios mío, que sea al pie de tu Cruz, que tu Santo Sudario me cubra, oh Cruz Redentora, apoyo de los que sufren. Padul, itinerario de cruces, senderos de pasión, cuna de sacerdotes, religiosas, misioneros y misioneras. Cristiano a carta cabal, no te desvíes de tu camino de fe.

Primavera en el Padul
Almendros en flor
Viernes santo
Noche de pasión
Entierro de Cristo
Silencio y fervor
Amanecer de domingo
Resurrección del Señor
¡Cruz de la Atalaya!
Bendícenos.

He dicho.

Muchas gracias.

Modificado por última vez enJueves, 06 Junio 2013 06:29

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba