Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu
Francisco Molina Muñoz

Francisco Molina Muñoz

URL del sitio web:

La fe y la tradición vencen a la lluvia, en viento y el frío en la víspera de San Sebastián en Padul

Habrá, como siempre pasa, quien, por ser yo andaluz, dirá abiertamente, o al menos lo pensará, que soy un exagerado, a la vista del título del presente artículo y, sin embargo, los que compartieron el día y la noche de ayer, 19 de enero, víspera de la festividad de San Sebastián, por más señas, afirmarán que incluso me he quedado corto.

En efecto, aunque la meteorología ya anunciaba tiempo desapacible para ese día, lo cierto es que fue mucho peor, al mezclarse los tres elementos que incluyo en el título. No obstante los paduleños y los que, atraídos por nuestra ancestral tradición o por la fe en nuestro Santo Patrón, no pusieron mala cara, se pertrecharon, como de costumbre, para pasar un espléndido día de campo, es decir: comida y bebida en cantidad y el ánimo a punto para hacer cada uno su haz de leña para "calentar al Santo".

En los años que la climatología es propicia, o al menos no lleve, la jornada campestre se realiza al raso, pero en esta ocasión se le ha sacado todo el jugo a los cortijillos repartidos por todo el campo y el monte (comechotos los llamamos jocosamente por aquí), ya fuese el propio o el de algún familiar, amigo o conocido, que para la ocasión ha servido de refugio y lugar de convivencia durante el crudo día.

Aun así, provistos de paraguas, chubasqueros, sacos de basura a modo de improvisados ponchos u de cualquier otro elemento que nos aliviara de la lluvia, el viento o el frío, se ha cumplido una vez más la tradición y las pilas de leña iban creciendo conforme avanzaba la tarde, hasta conformar los enormes montones que cada año se queman al paso de San Sebastián.

A las nueve de la noche, con puntualidad diríase que alemana, se iniciaba la procesión que, con San Sebastián a la cabeza, seguido de la Virgen de los Remedios, discurriría desde la Ermita a la que nuestro Santo Patrón da nombre, hasta la Iglesia de Santa María la Mayor.

A causa de las obras que se realizan en la Plaza de la Purísima, este año se ha cambiado el itinerario habitual, al cual ha discurrido, desde la salida de la ermita, por las calles Real, Convento, Colegios, Nuevo Mercado, Eras, Molino, Santo Tomás, Escuelas, Encrucijada y Santísima Trinidad, hasta la entrada en la iglesia.

A pesar del intenso frío reinante y lo desapacible que estaba la noche, fueron cientos, muchos cientos los que se congregaron para ver salir al Santo y cantar, como está mandado, el himno compuesto en honor a San Sebastián, como siempre, desde tiempos de nuestros antepasados.

Una auténtica marea humana llenó la práctica totalidad del recorrido y, ni que decir tiene, abarrotó con creces el aforo de las tres naves de nuestra Iglesia Parroquial, siendo numerosísima la cantidad de gente que no pudo acceder al templo y no tuvieron otra que conformarse que con entonar de nuevo el himno cuando volvió a sonar en el interior de la iglesia.

Como siempre hay que agradecer a la Banda de la Asociación Músico Cultural San Sebastián, de Padul, su buen hacer en el acompañamiento musical de la procesión, sin el cual, evidentemente, no sería os mismo.

Por último, mi respeto y admiración, por todos y cada uno de los paduleños y visitantes que, haciendo oídos sordos a los mensajes que están tratando de minar y cargarse nuestras tradiciones, y desafiando las inclemencias climatológicas, han hecho posible, una vez más, que la fiesta de San Sebastián en Padul, siga siendo como debe ser.

Clic para ver las fotografías.

Ver el artículo original...

Suscribirse a este canal RSS