Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

El Pregonero de la Semana Santa de Padul tiene algo más que contar a los nietos

Algo más que contar a los nietos, o mejor dicho recordárselo porque tuvieron la suerte de estar allí y de aplaudir a su abuelo Pepe en el vibrante y solemne pregón de Semana Santa de Padul que pronunció ante sus paisanos, familiares y amigos el 16 de marzo de 2013. Mi padre se ha encargado de que sus más pequeños descendientes echen raíces en su tierra y es literal, porque el día que nació la mayor, Ana Marina sembró un nogal, Alba tiene su albaricoque, Icíar un laurel que crece fuerte en la Cima, el día que vino al mundo Daniel su abuelo plantó un naranjo que nos da la vitamina C más saludable todas las mañanas y Sacha tiene un olivo con su nombre. Está claro que las nuevas generaciones tienen más que un simple apego a la tierra de sus abuelos y bisabuelos.

Con emoción y nervios a partes iguales viví el pregón de papá. Antes de que subiera al escenario, me senté detrás de él y me permití el lujo de darle unos cuantos consejos (habla despacio, cuidado con el escalón, bebe agua), pero en cuanto tomó la palabra, el que me dio una buena lección fue él. Un discurso pronunciado desde el fervor, la devoción, el respeto y el profundo cariño a su pueblo en el que la cruz es una presencia y una referencia constante a la fe. Lo tenía tan interiorizado que, para asombro de todos, apenas miró al papel. Sonreí con sus chascarrillos, cada vez que se le hacía un nudo en la garganta deshacía el mío, veía con nitidez los paisajes infantiles que él describía y sufría con sus inocentes miedos de ver al Cristo crucificado. La empatía fue total para mí y creo que para todos los que estábamos allí.

Desde que se enteró de que su pueblo le había hecho el regalo de su vida, se dedicó al pregón en cuerpo y alma, con el primor y el cariño que le pone a todo lo que tiene ver con Padul, le ha dedicado horas, días mañana, tarde y noche... le preocupaba no estar a la altura... y digo si lo estuvo. Soy su hija pequeña, puede que no sea objetiva, pero creo que no es exagerado si digo que fue un pregón directo al corazón de Padul y de los paduleños, un diario de una infancia repleta de recuerdos, historias en las que reconocía al niño que fue mi padre. Mientras le escuchaba atentamente pensaba en cuánto nos parecemos, cada vez más. Somos personas sentimentales, con apego al terruño, amigos de nuestros amigos y queremos a nuestra gente... ese día sentí que ese amor es mutuo, que Padul también le quiere a él.

Ver el artículo original...

Modificado por última vez enSábado, 11 Mayo 2013 11:17

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba